22/5/2011

Condiciones para que el trabajo en equipo sea posible.

No siempre es posible constituir un equipo de trabajo, aún cuando haya un grupo de personas que decida hacerlo. Tienen que darse ciertas condiciones para que ello sea posible:
·         Un trabajo que se ha de realizar conjuntamente.
·         La existencia de una estructura organizativa y funcional.
·         Un sistema relacional.
·         Un marco de referencia común.
·         Asumir que la construcción o formación de un equipo de trabajo es un proceso que lleva tiempo.
Existen, pues, cinco condiciones básicas para constituir un equipo de trabajo.
·         Ante todo, tiene que haber una responsabilidad e implicación personal para llevar a cabo un trabajo que se ha de realizar conjuntamente, de acuerdo con los propósitos por los cuales un grupo de personas se constituye como un equipo de trabajo. A partir de este trabajo que se quiere realizar, se estructuran los objetivos (generales y específicos) que dan direccionalidad a las actividades y tareas encaminadas hacia el logro de los mismos.
·         Debe existir una estructura organizativa y funcional básica,  derivada de los objetivos propuestos y que se expresa en la distribución de los miembros del equipo. Se trata de todo lo que concierne a la forma de organizar y realizar el trabajo propiamente dicho. Esto implica configurar un marco referencial en donde se encuadra lo organizativo y funcional. Para que funcione un equipo es necesario que se haya definido esta estructura organizativa y funcional, pero… eso no basta.
·         Un sistema relacional que se produce dentro de la dinámica interna del funcionamiento del equipo. Los elementos que lo integran son: participación, comunicación, complementación, forma de resolver conflictos y tensiones, y todo aquello que contribuye a crear un clima organizacional y funcional adecuado para el trabajo en equipo. Mientras la estructura organizativa es el esqueleto del equipo, el sistema relacional se configura mediante procesos socioafectivos que se dan en el equipo.
·         Otro factor que no siempre se considera, pero que resultaría de gran utilidad para un mejor funcionamiento de un equipo, es el de explicitar el marco de referencia común compartido por el conjunto de los miembros del equipo, tanto en lo filosófico/ideológico, como en lo estrictamente científico. Este marco podría expresarse en términos de ECRO (esquema conceptual referencial operativo), como zonas de acuerdos mínimos respecto a los supuestos ideológicos o bien como marco teórico referencial (aludimos con esto a las teorías de referencia que iluminan y orientan las acciones que se realizan).
·         Por último, debemos señalar que para organizar un equipo de trabajo se ha de actuar sabiendo que un equipo de esta naturaleza no se logra con sólo decidir hacerlo. No basta la madurez personal de cada uno de los miembros, ni el que hayan tenido experiencias positivas en trabajo en grupo o en equipo. Ni siquiera basta con tener la voluntad, el deseo y la necesidad de constituir un equipo de trabajo. Esto puede ayudar mucho, pero un equipo de trabajo supone un proceso para su configuración. Ello requiere tiempo y no está exento de dificultades, problemas y hasta decepciones.
Podríamos decir, a modo de síntesis, que un equipo de trabajo se configura dentro de un proceso basado en una común orientación de objetivos, con una clara distribución de responsabilidades y tareas dentro de una estructura organizacional básica, y la creación de un sistema relacional gratificante que favorezca la productividad grupal. Todo dentro de un marco ideológico y técnico- científico compartido por los miembros del equipo.
Realizado por: Ezequiel Ander-Egg y María Alejandra Aguilar. Extraído del libro:  El trabajo en equipo. (Editorial Progreso- México- 2001)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada