19 ene. 2011

El triple filtro.




Ocasionalmente dentro de las organizaciones nos encontramos con gente que posee una verdadera pasión por hablar de los demás, habitualmente sin fundamentos, ese tipo de gente es sumamente nociva ya que produce o multiplica los rumores o la "murmuración", dañando su imagen, la imagen de otros miembros y de la organización toda. A continuación en la historia que sigue, vivida por Sócrates (469-399 AC), uno de los tres filósofos griegos más grandes que conoció la Humanidad, veremos cómo respondió a un individuo que le iba a hablar de un discípulo suyo, y de esa respuesta podremos extraer enseñanzas tanto para poner en práctica cuando aquellos (los mencionados anteriormente)  se disponen a realizar este "ejercicio" y así hacerles saber la historia para que tamicen la información, o en el momento de sentirnos tentados de hablar de alguien, de tal modo de reflexionar y medir el alcance de nuestras palabras.
La historia dice así:
Un día, el gran filósofo se encontró con un conocido, que le dijo muy excitado: 
"Sócrates, sabes lo que acabo de oír de uno de tus alumnos?" 
"Un momento" respondió Sócrates. "Antes de decirme nada me gustaría que pasaras una pequeña prueba. Se llama la prueba del triple filtro".
"¿Triple filtro?"
"Eso es", continuó Sócrates. "Antes de contarme lo que sea sobre mi alumno, es una buena idea pensarlo un poco y filtrar lo que vayas a decirme.
El primer filtro es el de la Verdad. ¿Estás completamente seguro que lo que vas a decirme es cierto?" 
"No, me acabo de enterar y..."  "Bien", dijo Sócrates. "Con que no sabes si es cierto lo que quieres contarme. Veamos el segundo filtro, que es el de la Bondad. ¿Quieres contarme algo bueno de mi alumno?" 
 "No. Todo lo contrario..." 
 "Con que" le interrumpió Sócrates, "quieres contarme algo malo de él, que no sabes siquiera si es cierto. Aún puedes pasar la prueba, pues queda un tercer filtro: el filtro de la Utilidad. ¿Me va a ser útil esto que me quieres contar de mi alumno?"
"No. No mucho".
"Por lo tanto" concluyó Sócrates, "si lo que quieres contarme puede no ser cierto, no es bueno, ni es útil, ¿para qué contarlo?"

No hay comentarios:

Publicar un comentario