12 abr. 2011

Éxito y fracaso.

A propósito del éxito y el fracaso, como líderes debemos identificar claramente que el éxito se logra con sacrificio y trabajo, y el éxito de un equipo depende de la sinergia que se logre sumando el trabajo de cada integrante del equipo, y que a veces puede estar presente el fracaso, pero el fracaso en una determinada actividad no es la derrota, es aprendizaje, es motivación para mejorar y continuar luchando para lograr la excelencia, si todos los integrantes del equipo tienen cabal conciencia de ello, SEGURO que el éxito llegará...
A continuación comparto un texto de Miguel Cornejo, extraído de la Enciclopedia de la Excelencia.
   Fracaso no significa derrota. Significa simplemente que todavía no hemos tenido éxito.
   Fracaso no significa estupidez. Sino el camino para acumular la sabiduría necesaria para triunfar.
   Fracaso no significa que no hemos logrado nada. Significa que he­mos identificado lo que no debemos hacer para lograr nuestros objetivos.
   Fracaso no significa que hayamos actuado como necios. Nos demuestra que anhelamos firmemente obtener e éxito.
   Fracaso no significa que no alcanzaremos nuestras metas. Más bien nos reta a pagar la colegiatura de la perseverancia para lograr el éxito.
   Fracaso no significa descrédito. Sino que demuestra que estamos dispuestos a correr los riesgos necesarios para triunfar.
   Fracaso no significa incapacidad. Más bien nos indica qué otras potencialidades debemos desarrollar para alcanzar lo que deseamos.
  Fracaso no significa pérdida de tiempo. Sino el aliento para empezar de nuevo, porque ahora estamos más cerca de nuestros objetivos.
  Fracaso no significa que debemos darnos por vencidos. Denota que tenemos que luchar con mayor determinación para lograr el éxito.

El desafío forma al triunfador y no cabe desafío sin riesgo al fraca­so, pues el éxito y el fracaso son un tejido de la misma textura.

No nos deben encadenar los fracasos del pasado, ni debemos atormentarnos con lo que nos depara el futuro, pues corremos el riesgo de no tener éxito en el presente.

  Fracaso no significa que Dios nos ha abandonado. Significa que Él tiene un destino superior para los triunfadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario